La suplementación con vitamina D en mayores de 70 años podría reducir el riesgo de mortalidad

La suplementación con vitamina D en mayores de 70 años podría reducir el riesgo de mortalidad

Un estudio reciente liderado por investigadores irlandeses ha encontrado que los suplementos a base de vitamina D podrían suponer una forma rentable de reducir la deficiencia del nutriente durante la vejez. La investigación se ha llevado a cabo especialmente entre las “personas mayores de 70 años con mayor riesgo”.

Deficiencia de vitamina D en adultos mayores

Las pruebas que componen el estudio dividieron a los participantes en tres grupos. Las estimaciones comparativas del costo y los años de vida ajustados por calidad (QALY) revelaron que la suplementación con vitamina D3 fue más beneficiosa para los mayores de 70 años. Entre las ventajas destacaron una reducción en el riesgo de mortalidad, “suponiendo un avance más rentable”, según afirman los autores en la revista BMJ Nutrition, Prevention & Health.

Por otra parte, los investigadores han escrito en la publicación que la deficiencia de vitamina D, medida por la 25(OH)D sérica, “es particularmente alta entre los adultos mayores irlandeses, especialmente entre los mayores de 70 años”, el 13% de la población irlandesa. Estos últimos se consideran dentro del principal “grupo de riesgo”.

Ahorro de coste en atención médica

Como consecuencia, existe un interés creciente en la rentabilidad de la vitamina D para la prevención de enfermedades. Por ejemplo, el análisis determinó que el tratamiento con vitamina D para adultos en riesgo que sufren deficiencias durante todo el año podría reducir potencialmente los costos anuales de atención médica de entre 5,6 y 8,4 millones de euros.

Además, los datos clínicos sugieren que la suplementación puede disminuir la mortalidad por todas las causas en un 7% (con un 4,2 % atribuible a la reducción de la mortalidad por cáncer). En este sentido, también sería posible reducir las fracturas de cadera en un 16% (con el exceso de mortalidad relacionado) y las fracturas que no son de cadera, menos graves, en cerca de un 20%.

Detalles del estudio

En otro orden de cosas, los investigadores analizaron datos de un programa irlandés de salud pública. Este fue supervisado por médicos de cabecera, en él consideraron tres grupos de edad: mayores de 50 años, mayores de 60 años y adultos a partir de 70 años, se incluyeron tanto hombres como mujeres. Durante la investigación y las pruebas se determinó la probabilidad de mortalidad anual y la esperanza de vida esperada para todas las edades.

El protocolo de modelado consideró la suplementación y los costos de atención médica. Asimismo, asumió que “la identificación y el tratamiento del paciente tardarían algunos años en lograrse”. En este sentido, se asumió que el costo promedio anual de atención médica sería el costo de tratar a todos los pacientes elegibles más el costo de la identificación del paciente (una medición de 25 (OH) D sérica para identificar la población en riesgo).

El médico de cabecera evaluó a los pacientes que presentaban deficiencia durante todo el año. Estos fueron tratados con suplementos de vitamina D3, con 4000 UI diarias durante un máximo de 10 semanas, seguido de 800 UI al día a partir de la undécima semana.

Costo y beneficios para la salud

Concretamente, los autores determinaron que “los productos médicos a base de vitamina D3 representan el mayor gasto en atención médica”, teniendo en cuenta los parámetros de análisis. De hecho, estos representaron el 40% de los costos anuales totales. Sin embargo, dicen que los costos se pueden compensar al reducir las fracturas evitables y la atención del cáncer al final de la vida en el grupo de alto riesgo.

Todos los grupos cayeron por debajo del umbral de costo-efectividad generalmente aceptable de 20.000 euros. Los beneficios de costos y la mejora del pronóstico de salud fueron más evidentes entre los sujetos del grupo de mayor edad, los mayores de 70 años.

Cabe señalar que “aproximadamente el 84% de los ahorros anuales observados en los costos de atención médica se pueden atribuir a las fracturas evitadas”, según los autores. “El 16% restante se debe a reducciones en atención al final de la vida como resultado de una menor cantidad de muertes por cáncer invasivo”.

Por otro lado, “aproximadamente el 61% de la reducción de la mortalidad se debió a la reducción de la mortalidad por cáncer”, dice el informe. “El cáncer invasivo constituye cerca del 55% de todos los cánceres, mientras que el 33% de la reducción de la mortalidad se debió a la reducción de la mortalidad por cáncer invasivo”, añadieron.

Conclusión

Para terminar, los resultados respaldan el argumento a favor de la suplementación general en “grupos de riesgo predeterminados”. Sin embargo, la base de datos de fractura de cadera sugiere que la definición es prohibitiva y puede requerir revisión.

En resumen, el análisis establece los beneficios de la vitamina D3 en los adultos mayores. No obstante, los autores concluyen que la suplementación “probablemente sea clínicamente beneficiosa en caso de deficiencia, pero apenas aporta beneficios para aquellos que están repletos de vitamina”.

Referencias

  1. Amrein K, Scherkl M, Hoffmann M, Neuwersch-Sommeregger S, Köstenberger M, Tmava Berisha A, Martucci G, Pilz S, Malle O. Vitamin D deficiency 2.0: an update on the current status worldwide. Eur J Clin Nutr. 2020 Nov;74(11):1498-1513.
  2. McCartney DM, Byrne DG. Optimisation of Vitamin D Status for Enhanced Immuno-protection Against Covid-19. Ir Med J. 2020 Apr 3;113(4):58.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.