residencias de ancianos en Madrid

Tips para hacer que el verano sea más llevadero para nuestros mayores

Salud , , 0 Comments

Con la llegada del buen tiempo también llegan los golpes de calor, la deshidratación o las insolaciones. Cualquiera de nosotros si no se cuida  como debe puede pasar un mal rato, pero sobre todo nuestros mayores deben tener mucho cuidado  con las altas temperaturas en verano.

Las residencias de ancianos en Madrid tienen esto muy presente, ya que es fundamental mantener algunos hábitos que evite que  nuestros mayores sufran un colapso o algo peor debido a la falta de sombra  o de agua.

En la época de altas temperaturas, no solamente en las olas de calor, ya que los mayores son más propensos a sufrir deshidratación o golpes de calor en temperaturas en las que nosotros podríamos hacer deporte perfectamente, es cuando más atención les debemos prestar.

Por ello, tanto si nuestro padre o nuestro abuelo está en una residencia y salimos con él a dar una vuelta como si vive con nosotros deberemos tomar una serie de precauciones para evitar que tenga algún problema de salud.

A continuación hemos preparado un listado de tips que podréis poner en práctica para que vuestros mayores no lo pasen mal y os den algún susto durante los meses más calurosos.

 

1. Mucha hidratación

Beber cuanta más agua mejor, la hidratación (aunque en todas épocas es fundamental) en verano se vuelve imprescindible ya que perdemos más líquido que de costumbre. Deberemos comprobar que nuestros seres queridos beben al menos los dos litros de agua al día recomendados.

Podemos optar también por infusiones frías, limonadas o tisanas. Y sobre todo llevar con nosotros una botella de agua si vamos a salir a dar un paseo.

 

2. Adiós a los cafés o a las bebidas con alcohol

A no ser que sepamos que vamos a permanecer en un sitio con aire acondicionado y con agua a mano es mejor evitar estas bebidas, ya que hacen que perdamos más líquido que el que ingerimos.

 

3. Doblar dosis de frutas y verduras

Si ya de por sí son sanas una ensalada de frutas nos ayudará a mantener en correcto estado la hidratación de nuestro organismo.

Además de ser fresquitas y sentar muy bien a la hora de comer, también evitan digestiones pesadas  que pueden complicarse si hay temperaturas altas fuera.

 

4. Usar protección solar aunque vayamos a dar un paseo corto

La piel de los ancianos es mucho más sensible que la nuestra, deberemos usar protección superior a los 30 FPS cuando vayamos con ellos a dar una vuelta, a tomar algo a la cafetería o a hacer alguna actividad en el exterior.

 

5. Quedarse en casa en horas de máximo calor

Hasta para gente jóven exponerse al sol de 12 a 4 de la tarde puede resultar peligroso. Si vamos a practicar ejercicio con ellos o a hacer turismo lo más recomendable es hacerlo por la mañana lo más temprano posible.

 

6. Optar por zonas verdes

Si queremos dar una vuelta con ellos lo mejor que podremos hacer es elegir zonas boscosas, parques o ríos. Ya que estas zonas son más fresquitas y además de no pasar calor les ayudará a dormir mejor por las noches.

 

7. Usar siempre ropa ligera

Si en algo reconocemos a los ancianos es por no percibir correctamente la  temperatura exterior, muchos de nosotros habrán visto  a ancianos vestidos con chaquetas en pleno agosto. esto  tiene una explicación, su cuerpo no detecta el aumento de temperatura.

Es por ello que deberemos estar pendientes de que lleven ropa ligera, aunque ellos no se den cuenta en realidad su cuerpo está pasando calor y por tanto deshidratándose.

 

8. Mantener la habitación donde duermen lo más fresca posible

Procurar ventilar a primera hora de la mañana y si por la noche hay corriente dejar la ventana abierta. Así favorecemos la circulación del aire y el resto del día podremos evitar la subida de la temperatura con toldos o persianas.

 

9. Controlar el sueño

Los problemas de sueño en los mayores se suelen multiplicar en estas épocas, tener una rutina parecida a la que tienen en las residencias de mayores en Madrid (cenar a horas concretas, no ver televisión antes de dormir y no cambiar horas de sueño entre ellas) pueden ayudarles a aliviar los síntomas.

 

10. Vigilar su tensión arterial

Cuanto más mayores seamos mayor probabilidad tendremos de sufrir caídas de la presión arterial, sobre todo después de exponernos a cambios bruscos de temperatura, ejercicio en horas de mucho calor o estar deshidratados. por esta razón es fundamental no saltarse el control de su tensión arterial.